Saltar al contenido

Brócoli, Brecol, Brécoli, Brassica oleracea var. italica

El brócoli:

Es una planta que tiene una cabeza florar con apariencia de pequeño arbolito, el cual se va uniendo a sus tallos. Sus hojas son de color verde y presentan una forma lobulada con un buen tamaño, sus inflorescencias son bastantes curiosas y únicas,  se encuentran como si fuesen un racimo, con diferentes tonalidades que van desde el verde, que es el más común, al color púrpura; todo esto va a depender de la variedad que consigamos.

Aunque parezca difícil de pensar hoy en día, esta verdura se empezó a consumir masivamente hace tan solo unos cuantos años, unos 25 o 30 aproximadamente, proliferándose alrededor del mundo su consumo, así como sus siembras, logrando su cultivo hoy en día tanto en Europa como en Estados Unidos, que se ubica como el mayor productor mundial gracias a las conocidas plantaciones que se han dado en California.

Es considerada una de las verduras que nos puede brindar el mayor de los aportes nutricionales, sobre todo porque no contiene nada de grasas y aporta mucha fibra.

Otros nombres comunes:  Brécoles, Bróculi, Brecol.

Nombre científico:  Brassica oleracea var. italica

Origen: Costas del Mediterráneo Oriental, Oriente Próximo (Grecia, Turquía, Siria).

Familia a la que pertenece: Brassicaceae.

Como debemos sembrar y cultivar el brócoli

Lo ideal es poder sembrarlo en un suelo que tenga un PH bastante cercano a neutro, por otro lado y como algo curioso se debe tener conocimiento de que en esta misma tierra no se haya sembrado en otra temporada plantas como coliflor, rábanos o cualquier otra planta que sea de su familia, con la finalidad de alejar enfermedades.

Tenemos la opción de plantar la semilla (más abajo en el artículo le pondremos un enlace para que pueda comprarlas al mejor precio) o las propias plántulas, para lo cual debemos saber escoger la variedad, porque se debe tener el conocimiento de que su cultivo se da, en nuestra región.

Cuidados que debemos darle al brócoli

Es importante darle un riego suficiente a esta planta, sobre todo cuando está en el proceso de crecimiento, adicionalmente nos conviene mantener el suelo a una temperatura ideal, cuidándonos de no abusar del exceso de agua (evitar los encharcamientos).

Es importante mantener el abono de su tierra, antes y después de su siembra, utilizando abonos que sean alcalinos lo cual nos va a ayudar a alejar las enfermedades de la planta.

Cuando las temperaturas suban, debemos tratar de colocar paja en las filas de la planta, con la firme idea de contribuir y mejorar.

Otro aspecto importante es estar pendiente de quitar todas las hierbas malas que nacen alrededor de la planta, porque las mismas pueden ser una manera de atraer las enfermedades, además que nos aseguramos de que todos los nutrientes sean de nuestra siembra de brócoli.

Nuestra siembra para empezar a cultivarla puede estar lista de cosecha unos 70 días a 90 días después de cultivarla, lo vamos a saber cuándo las cabezas presenten una medida de entre cuatro y seis pulgadas.

Propiedades del Brócoli

Sin duda que el mayor componente que tiene el brócoli es agua, representando para su consumo un valor calórico sumamente bajo. Nos aporta una buena fuente de vitamina C, provitamina A, B1 y E.

Por otro lado en su estructura se hace presente el ácido fólico y la niacina. Dentro de los minerales que nos aporta se puede mencionar el potasio, calcio, yodo, magnesio, hierro y zinc.

Brócoli un vegetal con muchas propiedades

Beneficios que nos brinda el consumo de brócoli

Con todo el contenido de Zinc que brinda, beneficia a los hombres en cuanto al funcionamiento de su próstata y subir la calidad del esperma, por otro lado es un excelente suplemento para aquellas personas que requiere consumir vitamina K. En cuanto a las mujeres por actuar como fitoestrógeno, puede contribuir a aliviar síntomas de la menopausia.

Su consumo puede ser muy ideal para personas que sufren de anemia o que estén embarazadas, por su aporte de ácido fólico y también hierro, por otro lado las personas que sufren de estreñimiento la pueden ver como una buena opción por la cantidad de fibra que aporta.

Su bajo aporte de calorías, además de lo nutritiva que es, lo hace ideal para consumirlo durante procesos de dietas, por otro lado puede ser un buen ayudante en tratar de prevenir el envejecimiento de nuestra piel.

Para poder mejorar sus nutrientes es preferible lavarlo con la aplicación de un chorro de agua y no sumergiéndolo en esta, ni manipulándolo. Es importante mantenerlo fresco o en su defecto, congelado antes de su consumo y por muy pocos días, por que éste pierde sus nutrientes rápidamente.

El brócoli en la cocina

Una de las características extrañas que tiene, es que cuando se cocina su olor es muy desagradable, esto se debe a su alto contenido de azufre y minerales, no obstante son estos mismos lo que lo hacen atractivo para el consumo, porque ayuda como antiinflamatorio y contribuye en nuestra digestión.

Lo recomendable para usarlo en la cocina, si lo vamos a preparar cocinado, es hacerlo con poca agua y un máximo de 10 minutos para poder mantener todas sus propiedades y también su textura.

Su uso varía mucho en la cocina, desde ensaladas, pasando por ricas hamburguesas (nosotros preparamos esta receta: hamburguesas de brócoli) o directamente salteados, además podemos conseguirlo en una infinidad de recetas o como parte de una excelente salsa para pastas.

Un aspecto importante que tiene es que podemos aprovechar absolutamente todo, es decir su tallo, hojas y flores, pueden ser parte de nuestra cocina creativa.

Enfermedades que pueden atacar al brócoli

En este aspecto podemos sufrir en nuestra plantita la oruga de col, la cual dejará sus huevos sobre nuestras plantas, para luego convertirse en larvas que querrán devorarse todas las hojas.  Debemos estar atentos de su presencia y al ubicarlas tratar de utilizar insecticidas que sean de origen ecológico, no olviden que nuestra planta será de consumo humano.

Por otro lado en el envés de las hojas pueden aparecer las conocidas moscas blancas, dedicándose a extraer las savias de nuestra planta y acabándolas por completo, para esto lo mejor es tomar prevenciones y revisar constantemente la misma.

Dentro de las enfermedades principales debemos mencionar el Mildiu, que es un hongo que ataca y vuelve marchitas las hojas de nuestra planta.  Lo mismo sucede con la alternaría, aunque esta se puede manifestar también atacando directamente la parte comestible del brócoli.

Lo ideal para que no se den estas últimas enfermedades es procurar comprar semillas certificadas, que garantizan que no existen el hongo en las mismas, por otro lado se requiere que estemos eliminando constantemente las malas hierbas de nuestra siembra.

Comprar semillas de brócoli:

Si quieres comprar semillas de brócoli u otros productos relacionados con esta planta, como al final de cada artículo, plantas y jardines le prepara una selección de artículos: