Saltar al contenido

Tulipán, Tulipa spp

Es una planta perteneciente a la familia “liliáceas”,con bulbos de un tallo de 0.5 m de diámetro y flores de seis pétalos. Es conocida como una popular flor ornamental, formando parte de la economía de algunos países, tal es el caso de los Países Bajos y Austria.

Esta planta posee más de 5000 especies con variaciones en distintas partes del mundo, por color tamaño y forma. El tallo es por lo general simple, subterráneo y en ocasiones ramificado. Sus hojas son arrosetadas, aovadas o lineales, hermafroditas y su fruto es formado por una cápsula pluriseminada y  semillas  subdeltoideas y planas.

Otros nombres para los Tulipes:

La palabra Tulipán, proviene de “tulbend” que significa “bonete” o turbante, haciendo referencia a la semejanza  que tiene la flor estando abierta con los turbantes. Su procedencia es del Medio Oriente en Turquía, pero es posible encontrar especímenes en otras regiones de Europa y África.

Campo de tulipanes

Entre los nombres conocidos están Tulipa, flor del beso, rosa de China y Cardenal y con nombre científico Tulipa SPP. Su hábitat natural comprende ambientes cálidos cercanos a países como China, pero es posible encontrar siembras en alrededor del mundo con características climatológicas similares.

Cultivo del Tulipán:

Es sencillo, principalmente porque sus bulbos poseen los nutrientes suficientes para desarrollarse en terrenos agrestes, por lo que no requiere cuidados específicos. Además, para las personas que quieran iniciarse en la jardinería, esta es una planta ideal para principiantes. En zonas con temperaturas muy bajas y se siembra a finales de otoño para florezcan en primavera. En las regiones más cálidas, se planta comenzando la primavera para que florezca iniciando el verano. Llegan a alcanzar los treinta (30)  o sesenta (60) centímetros, tomando tres semanas para que las flores se sequen.

Antes de continuar leyendo, les recomendamos varios productos relacionados con los tulipanes, incluido bulbos de tulipanes para poder cultivarlos:

Previo al cultivo, se escogen los bulbos en los viveros, mientras más grandes, las flores serán de mayor tamaño. Ya seleccionados, se incuba durante diez (10) semanas en un refrigerador, este reposo es igual para todos los tipos de tulipán.

Los primeros pasos para cultivar tulipanes, son:

  1. El tiesto tiene que contar con el suficiente espacio para los tulipanes y poseer las aberturas para que el drenaje no sea un problema. Lo recomendable es dejar cinco (5) centímetros entre cada uno.
  2. Agregar sustrato a la tierra.
  3. Realizar la abertura para cada uno de los bulbos individualmente.
  4. Colocar los bulbos con una profundidad de tres (3) veces su altura.
  5. Tapar con sustrato.
  6. Riega hasta que la tierra absorba el agua teniendo cuidado en no excederse.
Cultivar tulipanes en maceta

Recolección del tulipán:

El idóneo es cuando las hojas se tornan amarillas, utilizándose una escardilla para poder extraer los bulbos. Luego se limpia la tierra alrededor del bulbo, exceptuando aquellos que son guardados en macillos.

EL almacenado de los bulbos se realiza colocando una capa delgada de aserrín o de turba en su defecto, lavándolos y separándolos antes de su plantación. Desinfectados y preparados los bulbos, se dejan en semi-sombra para su secado, almacenándose en un lugar seco a una temperatura de sesenta (60) o sesenta y cinco (65) grados centígrados.

Se rectifican para descartar la presencia de enfermedades, guardando únicamente los bulbos de mayor tamaño que no tengan manchas. Su almacenamiento es usando bandejas con papel para mosca, se clasifican y cerciorándose que tengan suficiente aire, cuidando no almacenar en conjunto, porque tienden a  generar calor y por consiguiente podredumbre.

Los lugares de almacenamiento debe ser a temperaturas bajas y sin sobrepasar los 68º F, evitando la presencia de gas etileno causado por las frutas. Los bulbos son fácilmente almacenados en contenedores de arena, perlita  o turba.

Siembra del tulipán:

Existen dos métodos sencillos:

  • Siembra en maceta

Se utiliza macetas pequeñas para las especies que alcancen los treinta (30) centímetros, se coloca dos (2) centímetros de grava para ayudar al filtrado del agua.

De seguida se esparce una mezcla exclusiva de macetas, porque tiene más nutrientes y menos bacterias; puesta la mezcla, se agrega una capa de arena, sirviendo como un sistema de filtrado.

Prosigue ahora rellenar, dejando tres (3) centímetros  de distancia con el borde. Se mantiene la tierra con suficiente humedad y se deposita en un lugar fresco por tres (3) meses. Superado este periodo de tiempo, la maceta va en lugares soleados, en un balcón o cerca de la ventana.

  • En jardines

Seleccionar una zona del jardín con luz directa y con sombra. La tierra debe poseer buen drenaje y suficiente ventilación,  se limpia el terreno de residuos de siembras, materiales orgánicos y de malas hierbas, esto garantizara los nutrientes suficientes para los bulbos.

Ahora se cavan agujeros de veinte (20) centímetros de profundidad y veinte (20) centímetros de diámetro para los bulbos de especies pequeñas, para las de mayor dimensión se requiere de veintitrés (23) centímetros por veintisiete (27) de profundidad.

Cada bulbo va  individualmente, al regar se procura mantener la humedad en la planta. Superado el periodo de floración, el riego será cuando la tierra esté seca, aprovechando las lluvias de invierno y de otoño para darles la humedad que necesitan.

Multiplicación:

El método de multiplicación por semillas no es recomendado, es lenta y existen muchas especies hibridas que suelen producir semillas estériles y con poca fiabilidad. La gran mayoría de las bulbosas sembradas por semillas, tardan en crecer cinco (5) años.

Existe otro método de multiplicación asexual, por el cual es posible obtener plantas similares o iguales a la planta madre. Para los bulbos desarrollados, es posible formar otros bulbos de menor tamaño que pueden crecer independientemente.

Este procedimiento, es realizado desenterrando el cepellón y la planta al  limpiarse debe mantener sus raíces expuestas, se divide en varios trozos según el tamaño, procurando que cada sección tenga su propio tallo y raíces, se extrae el follaje y se siembra.

En cada sección, se incluye una mezcla de sustrato, arena húmeda y turba, cubriéndose con plástico hasta que la planta crezca completamente.

Campo de tulipanes en Holanda

Cuidados del tulipán:

Los cuidados son sencillos y comprenden:

  • Luz del sol cuatro (4) horas por día.
  • Regar la tierra no los bulbos, regular y moderadamente, teniendo cuidado con la sequedad o los excesos de agua.
  • El grado de temperatura debe estar entre 13 o 18 º C. El proceso de floración puede conservarse periodos mayores de tiempo en ambientes frescos.
  • Cuidar la siembra de ambientes muy secos y de corrientes de aire
  • Dejar en la sombra por cuarenta (40) días, pasado este tiempo llevarlos cerca de ventanas.

Marchitada la flor, se cortará el tallo, esto le dará fortaleza para volver a crecer, esperando hasta el otoño siguiente para replantarlo.

Enfermedades y Plagas:

Los tulipanes son susceptibles a la presencia de hongo en la raíz, tallo y en el órgano subterráneo, otra enfermedad común, son los “fusariosis” y la llamada “roya”. El tratamiento es a base de fungicidas con una poda, extrayendo las secciones  afectadas y la desinfección del suelo en el supuesto de utilizar el mismo lugar.

Los caracoles, pulgones, babosas y ácaros son plagas recurrentes en los tulipanes, un repelente bastará para erradicarlos; sin embargo, en ocasiones el tratamiento puede no ser efectivo por el avance de la plaga, de ser el caso, se tendrá que cortar las partes enfermas o desechar la planta.