Saltar al contenido

Arce Japonés, Acer palmatum

El arce japonés o arce japonés palmeado (como lo llaman habitualmente) es un arce que tal como su nombre indica, proviene de Japón. Sin embargo, lo podemos encontrar también en Corea del Sur y en China de forma natural, por lo que los científicos no saben a ciencia cierta su proveniencia.

Es un precioso arce que nos regala uno colores asombroros de los que nunca nos cansaremos de observar.

Pertenece a la especie Acer Palmatum, como los científicos la suelen llamar.

Muchos jardineros le encanta esta especie para hacer un bonsai, ya que nos puede regalar preciosas formas y colores, y tanto en China como en Japón, suelen cultivar en casa para ese fin.

La altura que puede llegar alcanzar si no podamos es de unos 10 metros, aunque se han visto ejemplares de 15 o 16 metros de altura.

Cultivo del Arce Japonés:

Si quieres cultivar este árbol, podrás reproducirlo mediante esquejes, o bien, otra forma muy habitual es mediante semillas. Sin embargo, si ya tenemos un arce, lo mejor es tener un esqueje para poder acelerar el proceso.

Es una planta ideal para cultivar en macetas, o en el jardín, que nos dará un toque oriental.

Desde plantas y jardines le recomendamos estos 3 productos relacionados con el arce japonés:

Yo recomiendo dejar una noche las semillas en remojo de agua para acelerar la germinación, después sembraremos las semillas en tierra o en maceta. Debemos de tener la precaución de que siempre esté la tierra húmeda. El tiempo de germinación varía, entre 3 semanas a 3 meses. Así que no desesperéis hasta ver asomar a nuestras plantitas.

La tierra deberá de estar en zona con mucha luz, pero con sombra (nunca le debe de dar el sol directamente). Deberá tener un suelo lleno de nutrientes para crecer fuerte.

Deberemos de mantener la tierra bien humedecida hasta que las plantas tengan unos 10 centímetros de altura. Una vez llegan a esa altura, reducir un poco los riegos, pero no dejar que la tierra se seque.

Cuando haya llegado a esa altura, ponerla en una zona de semisombra.

Si lo que prefieres es reproducirla mediante esquejes, es un método muy sencillo, y por el que no deberíamos de tener ningún problema, ya que es muy sencillo y si hacemos todo bien, tendremos un éxito de casi el 100×100.

La forma es muy simple, coger un tallo o rama de unos 40 cms de largo y unos 2 cms de ancho, lo deberemos de hacer en primavera, si queremos tener un éxito asegurado. Después deberemos de mojar la base del tallo (la parte que irá a la tierra) con agua y ponerle hormona de enraizamiento (según instrucciones del fabricante) y plantarla.

Regarla con normalidad y cuidarla (debemos de tener en cuenta que la tierra siempre debe de estar húmeda, pero no encharcada), al cabo de unos meses, empezará a echar raíces y estará fuerte para el invierno.

Se adaptan bien en climas cálidos, siempre que no le de de lleno la luz del sol por un tiempo prolongado, esto podría hacer que su planta se muera.

En invierno solo deberemos de regar una o 2 veces a la semana, en primavera 3 veces a la semana y en la época verano y mucho calor, tendremos que regarla casi a diario.

Bonsai arce japonés

Abonado del arce japonés:

Por supuesto, como la mayoría de plantas, necesitan un abonado. Este deberá a empezar a realizarse en primavera, y mantenerlo hasta en otoño. Una vez que empiece el invierno deberemos de dejar de abonarlo hasta la época de la primavera.

¿Qué abono comprar?, deberemos de comprar una abono especial para plantas ácidas. Deberemos de abonar tal como nos indique en el producto que hayamos comprado. Lo normal es que le tengamos que añadir el abono al agua de riego una vez a la semana o una vez cada 15 días.

Enfermedades del arce japonés y plagas:

Como todas las plantas, el arce japonés no está excepto de plagas o enfermedades.

Tanto en ambientes húmedos como en ambientes secos tendremos un tipo u otro.

Para climas secos las más comunes son el pulgón y la araña roja. Otro que es muy terrible y con el que debemos de tener especial cuidado es con la cochinilla algodonosa, que es muy dañina.

Lo más común para climas húmedos podría verse con hongos, esto no debería de resultar problema si no regamos en exceso, sobre todo en épocas de frío y humedad.

Si sufrimos alguna enfermedad o plaga, lo que deberemos de hacer es ir a nuestra tienda especialista en jardinería y comprar un producto específico para la plaga.

En internet hay también varios lugares en los que comprar y a veces con servicios de 24 a 48 horas.